Cuántas veces en el trabajo decimos:

¡Uf! Estoy hecha un lío…

No hay forma de cambiar nada…

El equipo no funciona…

No voy a conseguir gran cosa…

Los  compañeros (o el equipo directivo) no entienden lo que estoy haciendo…

Estoy cansado, desmotivada,  y me encuentro sin ganas…

No puedo hacer nada... Esta situación me puede…
JARANDILLA DICIEMBRE 2007 029

Diversos son los factores que generan situaciones de dificultad y malestar en el ámbito profesional:

. Unos son propios de la organización (estructuras, normas, horarios, funciones…)

. Otros tienen que ver con nuestra forma de entender la realidad profesional en la que vivimos. Con frecuencia, tienen que ver con las relaciones (compañeros, usuarios, jefes, etc.)

En ocasiones, el malestar nos lleva a la sensación de estar perdiendo el control de la situación. Nos sentimos implicados, embrollados, perdidos y por tanto nos enfrentamos a situaciones en las que “no entendemos lo que está pasando, no entendemos lo que nos está pasando.”

“Podemos definir la Supervisión como una modalidad de formación continua de los profesionales de la intervención social que permite, a través de la periodicidad de un espacio de reflexión dirigido por un técnico experimentado ajeno a la organización, la revisión del quehacer profesional, el contraste entre el marco teórico-conceptual y la práctica cotidiana. Tiene como objetivo principal mejorar la calidad y la efectividad del trabajo, y permitir una mayor satisfacción y seguridad en el ejercicio profesional” (Teresa Aragonés Viñes en su comunicación “La supervisión y la intervisión como apoyos estratégicos para la práctica del trabajo social” XI congreso Estatal de Trabajo Social , Zaragoza mayo,2009).